El coordinador de Encuentro Ciudadano en Bolívar, César Ramírez, cuestionó que las gestiones “socialistas” no inviertan en programas vinculados a la calidad de vida.

La anarquía y la deficiencia en la prestación de servicios públicos básicos en Ciudad Guayana se hacen cada vez más recurrentes sin que las autoridades se centren en resolver el problema. Para el coordinador regional de Encuentro Ciudadano, César Ramírez, un ente municipal totalmente nulo es una falta de respeto para sus ciudadanos.

“La visión revolucionaria, que encarna el desconocido Tito Oviedo, alcalde actual, es un homenaje a la indolencia, al extravío de recursos, a la falta de información y ausencia de rendición de cuentas. Es otra de las calamidades, igual que los apagones nacionales, la hiperinflación o el modelo fracasado del Gobierno nacional. No puede concebirse el silencio ante la violencia diaria en las comunidades, particularmente en un episodio tan dantesco como el ocurrido en la avenida Manuel Piar”, denunció.

Repudió que las gestiones socialistas no inviertan en programas vinculados a la calidad de vida, detener el hambre, o la especulación y quiebra en cadena de los comercios de la zona.

El también exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar (CLEB) destacó las posibilidades a las que hace mención la Ley Orgánica del Poder Público Municipal y de propósitos actuales en el mundo con ciudades y comunidades sostenibles, que es uno de los 17 objetivos agenda para el Desarrollo Sostenible 2030.

Entre ellos, los artículos 70 y 75 de dicha ley, basado en estimular la creación de empresas de economía social, con énfasis en el proceso de control y evaluación de resultados mediante mecanismos que incorporen a los ciudadanos.

“Es la democratización a profundidad del ejercicio municipal, que en la nueva Agenda del Desarrollo Sostenible habla de garantizar el acceso de viviendas seguras y accesibles, mejoramiento de los asentamientos marginales con inversiones en transporte público, creación de áreas públicas verdes y mejoramiento de la planificación convertida en participativa e inclusiva”, explicó.

Para Ramírez, la Alcaldía de Caroní no solo está ausente de estos elementos, también de cualquier otro de significación en Caroní. “El alcalde Tito Oviedo lo único que trajo fueron zamuros para la ciudad. Ni puede con el deterioro de los servicios, ni con el hampa que asesina a la población. Es un verdadero fantasma”.

Agregó que la tarea inmediata es concretar el cese de la usurpación nacional, pero deben adelantarse elementos locales donde el vacío institucional no permite soluciones que los habitantes anhelan. (Prensa Encuentro Ciudadano Bolívar)

 

Template by JoomlaShine