La protesta cesó antes del mediodía de este martes. Manifestantes denuncian que uniformados del Ejército restringieron el acceso a la zona minera, en la que habitan comunidades indígenas de la etnia kariña. Autoridades guardan silencio.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Decenas de mineros protestaron durante la mañana de este martes en la entrada de Tumeremo, al sur de Bolívar, para exigir que se les permita el ingreso a las minas del sector Bochinche en el extremo este del municipio Sifontes en la frontera con el Esequibo, territorio en el que ha sido denunciada la presencia de grupos irregulares.

Habitantes de la localidad informaron que el Ejército, a cargo en la zona de León Solis, comandante del Batallón 512 de Infantería de Selva G/D Tomás de Heres, Fuerte Tarabay, restringió el acceso a los mineros ilegales a los yacimientos. Comunidades indígenas de la etnia kariña, la segunda población indígena más numerosa en el estado Bolívar después de la etnia pemón, apoyaron la medida, indicaron. Empero, no fue posible contactar a los líderes de la etnia kariña.

“El Ejército fue sacando a la gente y cerrando el acceso y por eso la protesta era para pedir que les permitan reanudar sus actividades mineras”, dijo un habitante de la zona, quien pidió mantener su nombre en reserva.

“Queremos el libre paso a nuestras minas del área de Bochinche, Corregente, Telmo, porque queremos trabajar. Nuestra población depende del material aurífero, nos estamos viendo en una situación de hambre y el 82% dependemos de la minería artesanal. Hoy nuestros queridos hermanos de la etnia kariña junto a algunos criollos están haciendo una tranca para que más de 50 mil personas no ingresen”, informó en un programa radial de Tumeremo la manifestante Sandra Malavé, al pedir que se permita el paso a la zona minera.

La organización Kapé-Kapé denunció, a través de su cuenta en la red Twitter, un enfrentamiento en las zonas de Iguana y Corregente “a manos de grupos guerrilleros”. Autoridades locales no emitieron pronunciamiento en torno a la denuncia.

El sector comercial de Tumeremo bajó sus santamarías, mientras que el resto de las actividades se pausó por la manifestación que cesó antes del mediodía de este martes. “Acá depende todo de la mina”, afirmó un residente del sur de la entidad.

La zona en la que los mineros ilegales quieren entrar a extraer oro es la misma en la que en octubre de 2018 fueron asesinadas siete personas, cinco hombres y dos mujeres. Por la vía, conocida como Los Candados, se llega a las minas de Bochinche, Cayena, Purgatorio, Telmo, Telmito, Bochinchito, entre otras, en la frontera con el Esequibo y en plena Reserva Forestal Imataca, que sufre los efectos del extractivismo sin control.

El Fuerte Tarabay es un punto ineludible de la ruta, en la que operan grupos armados vinculados a la guerrilla colombiana del Ejército de Liberación Nacional (ELN), de acuerdo con denuncias del diputado a la Asamblea Nacional, Américo De Grazia.