Entre las quejas recogidas por el Observatorio de Servicios Públicos en Caroní no solo está la falta de determinado servicio, sino las altas sumas que deben pagar para poder contar con ello.

Desde surtir gasolina hasta contar con línea Cantv: todos son servicios que colapsaron en Ciudad Guayana. El Observatorio de Servicios Públicos en Caroní no solo ha recogido reportes sobre las fallas de estos, sino las quejas de los ciudadanos al tener que pagar altas tarifas para poder recibirlos.

Aliana Estrada, coordinadora general de Primero Justicia, indicó el caso de la gasolina, cuyo valor en Venezuela es nada, pero en las últimas semanas se convirtió en un gasto, y no precisamente por el pago del combustible, sino por tener que comprar comida y bebida para soportar las largas horas en cola.

“La gasolina no vale nada, pero para echar gasolina has pagado almuerzo, agua, y llegas a gastar 70 a 80 mil bolívares diarios, nada más para echar gasolina. Así es con el servicio de Cantv, internet y de gas doméstico en los edificios. Con el servicio de gas doméstico en los edificios de Unare, los vecinos pagan 240 mil bolívares por cada torre, para que le suministren gas”, detalló.

Esto se repite para poder disfrutar de un servicio de aseo urbano, reparar averías de telefonía Cantv o internet ABA, y aun así la calidad no es la mejor.

“La municipalidad o el Gobierno son los que tienen que pagar el servicio, pero debe dar los medios. ¿Cómo la Alcaldía da el servicio de transporte público? No tiene baterías, cauchos y el cobro que se hace por el servicio no satisface la demanda de los repuestos”, agregó.

Para Estrada, el colapso de los servicios públicos tiene que ver con que nacionalmente hay una deficiencia en el sector económico. “No tenemos dinero para satisfacer la demanda de servicios que tenemos. La ciudad está colapsada porque el país está quebrado por malas políticas públicas, económicas y sociales. Cuando la gente lo siente es porque el país está en un colapso total”, afirmó.

El efecto es que los ciudadanos no pueden planificar su vida diaria. Estrada insistió en la necesidad de la organización ciudadana, seguir denunciando y prepararse para las contingencias y enfrentarlas. “Si no, nuestra capacidad de vida va a disminuir”.