Martes, 11 Abril 2017 00:00

200 años después de la batalla: “Me parece que estamos en el mismo yugo”

 
Valora este artículo
(4 votos)
Hasta anoche una cuadrilla trabajaba afanosamente en la plaza Hasta anoche una cuadrilla trabajaba afanosamente en la plaza Fotos William Urdaneta
  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

Alcaldía prepara celebración del bicentenario de la Batalla de San Félix entre carencias ciudadanas

barra 4naranja220

11 de abril de 1817: fecha inmortal para la independencia americana

barra 4naranja220

Falta de unidades alarga espera hasta por una hora en paradas de Transbolívar

barra 4naranja220

Residencias Alta Vista I no tiene agua desde el lunes por una falla eléctrica

 

Abraham García camina por la avenida Manuel Piar, en dirección hacia la Plaza Bicentenaria. Por primera vez en mucho tiempo se siente seguro allí: hay policías y militares por todos lados.

Vive en José Félix Ribas. Se siente cansado porque, una vez más, regresa a la casa sin trabajo. Honestamente, quiere irse de Venezuela. No ve qué hacer aquí.

Unos metros más adelante está el ensayo. Al lado, la plaza, la misma plaza que construye el Gobierno en la misma ciudad en donde, al menos, ocho niños han muerto de hambre este año, en donde se multiplican las protestas porque no hay agua o en donde la inseguridad ha matado más de 200 personas en estos primeros tres meses de 2017.

Es el ensayo para el desfile militar por los 200 años de la Batalla de San Félix. La elegía para un hito independentista: el acontecimiento clave para continuar la aspiración libertaria de Bolívar y su combo.

Pero no se siente libre Abraham. “Lo que necesitamos es producir, porque desempleo es lo que abunda. Fíjate, hicieron esto: si no se celebran estos 200 años… ¿200 años es lo que se celebra?, no se celebra esto en la ciudad. Esto es, en realidad, una agüita de pintura. Claro, la plaza está bien porque eso era una cueva de malandros. Pero yo creo que lo que quieren es vendar los ojos al pueblo”.

Pueblo. Eso dice ser Abraham. Lo es, de hecho. Es el mismo pueblo, él y otros, que ahora, con cierto escepticismo, mira eso que ocurre en San Félix durante la tarde del 10 de abril de 2017.

* * *

El superior (¿un teniente?) expone la cátedra ante su audiencia: un grupo de soldados agachados. Amenaza a uno: si no se escucha, vas a llevar sablazos. El amenazado asiente. El superior grita: “Chávez vive”. El grupo grita: “la patria sigue”. Pero el mandamás no está conforme: “tiene que haber una pausa antes de que respondan”.

Se habla acá de Hugo Chávez. ¿Qué tiene que ver Piar con aquel, además de que ambos están muertos? Militarmente, la conmemoración de este martes se justifica: Piar triunfó. Militarmente, Chávez fracasó.

Pero en los altoparlantes, la voz anuncia: “Himno nacional de la República Bolivariana de Venezuela, interpretada en la voz inmortal de nuestro comandante supremo, Hugo Rafael Chávez Frías”. Unos minutos después: “Honores al comandante supremo de la revolución bolivariana de Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías”.

Con una bolsa a cuestas, Marilyn Ramírez, ve todo: maniobras y plaza. No justifica tal inversión: “a mi parecer debía gastarse en otras cosas. Medicinas, empleo. Yo creo que ningún venezolano puede decir que ha entrado en una farmacia y ha encontrado los medicamentos”. 

- ¿Valía la pena la independencia?

- Valía la pena hace unos cuantos años. Me parece que estamos en el mismo yugo.

* * *

Hay una placa en la plaza que no está lista. Decenas de hombres trabajan afanosos y por 14 mil bolívares semanales para que todo, de lejos, parezca terminado en la transmisión televisiva de esta noche. La placa dice: Guayana bicentenaria. Batalla de San Félix. 1817-2017.

Los guardias notan la presencia de extraños. Son rabiosos ahora que saben que esos extraños son periodistas. Al lado de la placa conmemorativa hay un dibujo mal hecho: los ojos de Chávez. El logo del Partido Socialista Unido de Venezuela.

La estatua de Piar está tapada. Su memoria debería ser la homenajeada. Pero suena ahora una canción que es himno oficialista porque fue capricho y gusto de Hugo Chávez: “Al rumor de clarines, guerrero/ ocurre el blindado, ocurre veloz/ con celosos dragones de acero/ que guardan la patria que el cielo nos dio/ patria, patria, patria querida/tuyo es mi cielo, tuyo es mi sol”.

Abraham García observa. Apunta en seguida que, mientras esto pasa, en Caracas está en marcha una represión con bombas lacrimógenas.

“Esto es pura politiquería. Quieren vendarle los ojos al pueblo de Venezuela: en Caracas están protestando y a la mayoría de los opositores los tratan como unos malandros. Hay que meterle el pecho a las primeras necesidades: las medicinas, la inflación”. A esta misma hora corren dos noticias: una anciana murió asfixiada por gas lacrimógeno en plena protesta caraqueña y asesinaron a la madre del nadador Rafael Vidal.

La práctica continúa. Ahora con helicópteros de los que descienden militares prestos a enfrentar invasiones. Descienden con el entusiasmo de quien juega la guerra. Descienden y pisan el suelo de la undécima ciudad más violenta del mundo.

* * *

En la tribuna, Francisco Rangel Gómez, gobernador de Bolívar, extiende unos de sus pulgares al despliegue militar. Un grupo de mujeres armadas grita algo como: “antiimperialista/ y también chavista”.

Así se augura la conmemoración. Allí, entre ese pasticho, está la estatua de Piar. A la espera. Es la estatua del hombre que hace 200 años protagonizó "el más brillante suceso que hayan alcanzado nuestras armas en Venezuela”, como escribió aquel Simón Bolívar que tanto citaba Hugo Chávez y que tanto ha soslayado Nicolás Maduro.

Porque la fiesta hoy parece ser Hugo Chávez. Aunque este bicentenario sea una exclusiva de Piar, ello parece no importar a los organizadores. Porque aquí importa es Chávez.

Lejos del perímetro del ensayo, a unos 500 metros, una fila de guayaneses espera el autobús: la fiesta les descalabró la rutina y les hizo más complicado el regreso a sus casas. Porque la parada del autobús es hoy en otro lugar.

Pero después de todo, sí hay quienes gustan de lo que ocurre. Como Edith Yélamo. Ella, mientras pasea unas torrejas con azúcar que vende en los alrededores de la plaza, exclama: “Qué bella quedó esta plaza. Y eso que no está terminada. ¡Imagínate cuando la terminen!”.

PLAZA2
Lo partidista se impuso en la construcción

PLAZA3
El nombre de Piar quedó relegado en los ensayos

PLAZA4
Lejos del ensayo, el caos por los servicios continuó en San Félix

Visto 2301 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Abril 2017 03:45

En lo que va del año han sido detenidos 29 funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado por estar implicados en hechos delictiv...

El procedimiento fue realizado por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Subd...

Las víctimas estaban en una fiesta cuando empezó un enfrentamiento entre bandas que los dejó heridos de bala. El incidente fue la ...

La criminalidad no es el único reto que enfrenta el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) ...

Este fue dado a conocer un mes después del incidente ocurrido en el centro asistencial, el caso sigue siendo investigado por funci...